¿Ejercicios más útiles para hacer cuando no hay acceso a un piano? (Música, Piano)

Robert Buckley preguntó.

No podré practicar durante mucho tiempo debido a restricciones de tiempo y compromisos laborales fuera de casa y no tendré acceso a instrumentos. Me preguntaba si hay algún tipo de ejercicio escrito, mental o de otro tipo que minimice los efectos de no poder practicar con el piano. Supongo que podría concentrarme en el entrenamiento auditivo de intervalos/acordes, o escribir acordes, inversiones, escalas, incluso intentar transponer (pero esto es difícil debido a que no tengo un instrumento para comprobarlo).

¿Alguien tiene experiencia o recomendaciones?

2 respuestas
John Cataldo

Tal vez deberías considerar la posibilidad de comprar un teclado muy barato porque es la única manera de mantener los dedos ágiles. También hay un ejercicio para el ritmo que quizás podrías hacer sobre una mesa o lo que sea. Va así: {c e d f e g f d} una y otra vez PERO con un acento cada 5 notas. Puedes hacerlo con las dos manos.Aparte de eso, como has dicho, puedes practicar la teoría musical en papel…

Scott Milner

Dohnányi Ernő (nombre occidental Ernst von Dohnányi) fue un compositor húngaro que vivió entre 1877 y 1960. Además de su música, Dohnányi también escribió tres volúmenes de Ejercicios esenciales para los dedos. Aunque la colección está dirigida a un pianista con varios años de experiencia, algunos de los ejercicios más sencillos pueden ser útiles para alguien que sólo lleve un par de años tocando.

¿Por qué Dohnányi? En palabras del propio autor:

Al tocar, incluso el más sencillo de los ejercicios con los dedos, hay que fijar toda la atención en el trabajo de los dedos, hay que tocar cada nota conscientemente, en definitiva: no practicar simplemente con los dedos, sino a través de los dedos con el cerebro.

(del prefacio de Ejercicios esenciales para los dedos, traducido por Norah Drewett)

Los ejercicios de Dohnányi pretenden que uno piense activamente cuando toca. Por ello, muchos de ellos están estructurados de forma diferente a otros ejercicios de técnica, como el Hanon o las escalas. Aunque siempre es mejor tener un teclado, algunos de estos ejercicios pueden tocarse en una mesa.

De los 40 ejercicios que escribió Dohnányi, los siete primeros son probablemente la mejor opción para practicar sin teclado. Estos siete ejercicios se centran en la fuerza individual de los dedos, y no se mueven por el teclado en absoluto. Todos se tocan manteniendo los dedos sobre las mismas cinco teclas y tocando varios patrones. Por ejemplo, el ejercicio n.º 2 es un «patrón de cinco dedos» tradicional, sólo que se practica manteniendo un dedo pulsado mientras los otros dedos siguen tocando hacia arriba y hacia abajo (pruébalo, ¡es más difícil de lo que crees!).

Estos siete ejercicios de Dohnányi son mi recurso cuando tengo un poco de tiempo, pero no tengo acceso a un piano. Desde que los empecé, mi agilidad e independencia de los dedos ha mejorado notablemente.

Para aprovechar al máximo la práctica, Dohnányi recomendaba tocar sus ejercicios con las manos separadas, y luego con las manos por separado. También recomendaba practicar «forte con toda la fuerza posible, lentamente y con los dedos bien levantados, así como piano en un tempo más rápido». Todas estas instrucciones pueden hacerse en una mesa, siempre que se mantenga una buena postura y posición de las muñecas. Además, yo añadiría practicar con un teclado tan a menudo como sea posible, ya que un tablero de mesa (obviamente) no tiene el mismo tacto que un piano.

Otra cosa que se pierde con la práctica de sobremesa es la diferencia de altura/distancia entre las teclas blancas y negras. Esto significa que sólo puedes practicar cosas en Do, lo que limita la eficacia de lo que practicas. Cuando tengas la oportunidad, Cuando tengas la oportunidad, practica tus ejercicios de técnica (escalas, arpegios, Dohnányi, etc.) en varias tonalidades para que puedas tener una sensación de todas las tonalidades.

Al fin y al cabo, lo que más importa es el grado de compromiso mental con la práctica.. De nada te servirá tocar patrones con los dedos si no te concentras en lo que estás haciendo. 10 concentrados minutos de trabajo con los dedos te beneficiarán mucho más que media hora de «práctica» mientras tu mente está en otra parte. Sobre todo porque no tienes un piano delante para ayudarte a mantener tu atención en una tarea, tendrás que concentrarte en lo que estés practicando si si quieres que esa práctica sea efectiva.

Cuanto menos tiempo se dedique a los estudios puramente técnicos, más importante es practicar con plena concentración. Es absolutamente inútil practicar ejercicios de forma irreflexiva y mecánica, especialmente cuando los ojos están clavados en la música.

– Ernst von Dohnányi (Prefacio de Ejercicios esenciales para los dedos, traducido por Norah Drewett)


En cuanto a la búsqueda de una copia de los ejercicios de Dohnáni, todavía están bajo derechos de autor, y por desgracia no son de dominio público, al menos en los EE.UU. Puedes encontrarlos en Amazon aquí, y estoy seguro de que se pueden encontrar en otros lugares también.

Comentarios

  • Muchas gracias por esta visión (una copia puede encontrarse aquí imslp.org) –  > Por Robert Buckley.

Tags: